Acentuación - otras reglas: Monosilábicos, pronombres y palabras compuestas

Carolina Valéria Leon Leite, Especial para a Página 3 Pedagogia & Comunicação

Se acentúan algunos monosilábicos para diferenciarlos de sus homófonos:
 

Aún (= Todavía) Aun (= Hasta, incluso)
Dé (Verbo dar) De (Preposición)
Él (Pronombre personal) El (Artículo determinado)
Más (Adverbio o adjetivo de cantidad) Mas (Conjunción adversativa)
Mí (Pronombre personal) Mi (Adjetivo posesivo)
Sé (Verbo saber o ser) Se (Pronombre personal o reflexivo)
Sí (Pronombre reflexivo o adverbio de afirmación) Si (Conjunción condicional)
Sólo (adverbio equivalente a solamente): solo (adjetivo con el significado de sin compañía)
Té (Infusión) Te (Pronombre personal)
Tú (Pronombre personal) Tu (Adjetivo posesivo)

Un caso especial es el de la conjunción "o" que se acentúa cuando aparece entre dos cifras o entre dos letras para evitar confusiones:
 

  • Tiene 200 ó 30o libros en su casa.
  • No sé si se ha leído el capítulo 2 ó 3.

    Si en las cajas tipográficas existen dos signos diferentes, uno para la letra "o" y otro para el número "0", no se acentúa la conjunción entre cifras, porque no hay confusión.

    Se acentúan algunos términos multisilábicos para diferenciarlos de sus homófonos.

    No se acentúan:
  • Los pronombres relativos no se acentúan: que, quien, quienes, cuanto, cuanta, cuantos, cuantas.
  • Los adverbios relativos no se acentúan: como, cuando, donde, adonde; tampoco los comparativos cual y cuales.
  • Los adjetivos demostrativos no se acentúan: este, esta, estos, estas; ese, esa, esos, esas; aquel, aquella, aquellos, aquellas.

    Se acentúan:
  • Los pronombres interrogativos y exclamativos llevan acento: qué, quién, quiénes, cómo; cuánto, cuántos, cuánta, cuántas; cuál, cuáles.
  • También los adverbios interrogativos: cuándo, dónde, por qué.
  • Los pronombres demostrativos pueden llevar acento: aquél, aquélla, aquéllos, aquéllas; ése, ésa, ésos, ésas; éste, ésta, éstos, éstas.

    Si una forma verbal monosilábica o polisilábica aguda se agrupa con dos enclíticos, se acentúa la tónica, aunque no lo requiera la forma verbal sin enclíticos: dímelo, decídselo, dáselo.

    Si una forma verbal llana o esdrújula se agrupa con uno o más enclíticos, se acentúa la tónica, aunque no lo requiera la misma forma verbal sin enclíticos: permita, permítaseme, coge, cógelo. Entonces, siempre se acentúan las formas verbales esdrújulas y sobreesdrújulas: antójesele, búscalo, diciéndome, míralo, ríase.

    En español, las únicas palabras que poseen dos sílabas tónicas son los adverbios acabados en "-mente". Siempre es tónica la primera sílaba de "-mente", pero nunca se escribe tilde sobre ella. Sí se acentúa el adjetivo de la misma manera que sin la terminación "-mente": tonta, tontamente; cruel, cruelmente; tímida, tímidamente.

    Han de acentuarse las mayúsculas, si la acentuación ortográfica lo exige.

    La tilde en las palabras compuestas En el caso de los adverbios de modo formados mediante la adición del sufijo "-mente" (que tienen en realidad dos acentos), se mantiene la tilde del adjetivo que origina el adverbio si ya la tenía: cómica-mente, rápida-mente.

    Cuando a una forma verbal que ya tenía tilde se le añaden uno o varios pronombres, la tilde se mantiene: dé-me, movió-se.

    Si al reunir una forma verbal que no tiene tilde con uno o varios pronombres resulta una palabra esdrújula o sobreesdrújula, debemos ponerla: veámonos (de vernos), dáselo (de da), entrégaselo (de entrega), párate (de pararse).

Carolina Valéria Leon Leite, Especial para a Página 3 Pedagogia & Comunicação é professora de espanhol do Colégio Sidarta e do Colégio Mackenzie-Tamboré.



Shopping UOL

UOL Cursos Online

Todos os cursos